sábado, 27 de febrero de 2010

Relación entre los documentos de Santa Fe y la Guerra Irregular

La educación es el medio por el cual las culturas retienen, trasmiten y hasta promueven su pasado. Así, quien controla el sistema de educación determina el pasado o cómo se ve a este tanto como el futuro. El mañana está en las manos y en las mentes de quienes hoy están siendo educados. (Los) Estados Unidos (…) deberíamos exportar ideas e imágenes que alienten la libertad individual, la responsabilidad política y el respeto a la propiedad privada. Debe iniciarse una campaña para captar a la élite intelectual iberoamericana a través de medios de comunicación tales como la radio, la televisión, libros, (…) y también debe fomentarse la concesión de becas y premios. Puesto que la consideración y el reconocimiento son lo que más desean los intelectuales, tal programa los atraería.”

“Documentos de Santa Fe I” Departamento de Estado de los EEUU. Mayo 1980

¿Qué son los Documentos de Santa Fé?

Desde 1980, cualquiera que intentase conocer la realidad latinoamericana, analizar su situación o prever su futuro inmediato, estaba obligado a leerse el Documento de Santa Fe vigente. Siempre fue la manera más fidedigna de saber los planes de Estados Unidos sobre América Latina. Las medidas allí anunciadas se convertían en un verdadero programa, más tarde ejecutado al pie de la letra. Se trata, por tanto, de unos materiales imprescindibles para cualquier analista la realidad latinoamericana y, por ello, pretendemos dar alguna breve explicación sobre ellos.

Cada Documento de Santa Fe venía a tener una vigencia de 4 ó 6 años. En mayo de 1980 se hizo “Santa Fe I” dirigido a Ronald Reagan. A finales de 2000 vio la luz “Santa Fe IV” (con especial protagonismo del “peligro que representa Hugo Chávez y su revolución bolivariana”) para EEUU.

¿Por qué el nombre de “Santa Fe”?

Porque así se llama el Grupo de Santa Fe (en referencia a la capital del estado de Nuevo México), que junto con la Heritage Foundation [1] elaboran estos documentos sobre las relaciones de EE.UU. con América Latina. Marcan las líneas de acción que luego suelen ampliarse durante los gobiernos correspondientes.

El documento “Santa Fe IV” ha sido titulado “Latinoamérica hoy” y editado por James P Lucier [2], quien señala que “los diplomáticos y expertos que crearon la imagen de la política de Reagan para América Latina en 1980 han elaborado los temas que la política estadounidense seguramente encare en los próximos años”.

¿Quiénes son los eminentes personajes que integran ese Grupo de Santa Fe?

El ramillete no tiene desperdicio: El principal redactor-asesor es Roger W. Fontaine (ligado a Richard Allen, asesor jefe de Reagan para América Latina), a quien se le suman el ultraconservador Lewis Arthur Tambs[3] (de gran influencia sobre Bush padre y editor de “Santa Fe I”), Gordon Sumner, David C Jordán, Francis Bouchez, así como el general John K Singlaub (ex comandante de las tropas estadounidenses en Corea del Sur y definidamente neonazi) y la viril Jeanne Kirkpatrick, delegada del gobierno de Reagan en la ONU.

¿Dicen algo sobre Venezuela?

Efectivamente. Este informe ataca centralmente al bolivarianismo y al presidente de Venezuela Hugo Chávez -a quien se lo trata de castrista y amigo de las FARC-, señalando su papel en la revitalización de la OPEP y su acción por la unidad regional que obstaculiza los planes neocoloniales. Pero no solo atacan a la Revolución Bolivariana y su líder, sino que también arremeten contra el movimiento indígena del Ecuador, contra los luchadores por el agua en Cochabamba-Bolivia, contra los Sin Tierra del Brasil, contra la insurgencia colombiana y reclama el endurecimiento de la política contra Fidel Castro y la Cuba socialista.

¿Hacia dónde van ellos?

Se puede prever a la luz de los hechos que acontecen, en lo que a nuestra región respecta, que los autores de los Documentos de “Santa Fe IV”, identifican algunos problemas y desafíos que circunscriben en lo que denominan “las nueve (09) D” es decir, Defensa, Drogas, Demografía, Democracia Populista, Desestabilización, Deforestación y Declinación de Estados Unidos. Esta última por culpa del “abandono” de América latina que se operó durante la Administración Clinton, al privilegiar las relaciones con Europa y China.

¿Existe relación entre la identificación de esos “problemas” y la gira por América Latina de la secretaria de estado Hillary Clinton?

Si existe relación. La diplomacia del imperialismo actúa como es obvio, en función de proteger sus intereses y este material es utilizado como carta guía a seguir. De tal forma que la gira de la Secretaria de Estado Hillary Clinton con etapas en Uruguay, Chile, Brasil, Costa Rica y Guatemala, no es un hecho aislado, buscara minar y socavar las buenas relaciones que los países latinoamericanos, con excepción del gobierno de Colombia, sostienen con Venezuela, y tratar de detener la unidad latinoamericana.

Cada “D” permite ubicar los problemas, pero también subrayar la supuesta potencia de los nuevos enemigos que desafiarían la hegemonía estadounidense después de la estratégica China, “los capitanes de la droga de América del Sur, según ellos, especialmente las FARC y el ELN de Colombia (...) el castrista Chávez de Venezuela” y “el surgimiento de un militarismo izquierdista en los países andinos”, en la medida en que el ‘bolivarianismo’ se convierte en un grito de ataque, según ellos, de los comunistas y socialistas”.

Los autores del Documento de “Santa Fe IV”, recomiendan, ...“No deben ignorarse los pronunciamientos chinos de guerra asimétrica. ...“Las democracias frágiles del hemisferio son especialmente vulnerables a esta amenaza (...) Sobre esto último, actualmente le hacen seguimiento a los estudios que sobre la Guerra Asimétrica se realiza en Venezuela, a la luz, obviamente, de las evidentes amenazas que para ellos representan, la Revolución Bolivariana y su Líder.

¿Cuáles son los aspectos geoestratégicos que resaltan en este último documento del Comité Santa Fe?

Los aspectos Geoestratégicos resaltados en el Documento “Santa Fe IV” para la Seguridad Nacional de USA son los siguientes:

  1. Control de los Estrechos Atlánticos (norte y sur).
  2. Uso y control del Canal de Panamá (que fue “devuelto” a fin de 1999, pero que según los mentores del “Santa Fe” IV, estaría siendo operado por compañías vinculadas con los chinos).
  3. Procura de una ruta sureña y segura, alrededor del Cabo de Hornos. Significa para ellos, hacer “lobby” (Gira de Hillary) o presionar a los gobiernos de la región, si es preciso, en función de lograr este objetivo. Aquí, juegan un papel geoestratégico fundamental, las islas Malvinas Argentinas, arrebatadas por los ingleses desde 1833. El Comandante Chávez y su pueblo brindan apoyo absoluto e irrestricto al reclamo del pueblo hermano argentino.
  4. Seguridad de que los países del hemisferio no sean hostiles (valga decir sean dóciles), a sus “preocupaciones” de seguridad nacional. Además, que los recursos naturales del hemisferio estén disponibles para responder a sus prioridades nacionales (he aquí la razón de sus ataques contra Venezuela, la conversión de Colombia en una base yankee, la activación de la IV flota, etc.)

¿Existe alguna relación entre los documentos de Santa Fe y la Guerra irregular?

Si existe relación. Veamos:

Tomaremos los fragmentos que dedican en este documento de Santa fe IV al Comandante Chávez y a Venezuela, que se inscriben dentro de la sexta D: Democracia Populista, para notar con claridad que los objetivos de la guerra irregular parecieran nacer de la caracterización realizada en el informe del Comité Santa Fe sobre Venezuela como un obstáculo para sus pretensiones hegemónicas en América del Sur:

(…)Las condiciones estaban maduras para el surgimiento de Hugo Chávez. Hombre de orígenes humildes, Chávez ascendió rápidamente por las filas del ejército debido a sus habilidades como atleta y soldado. Hace ocho años, en 1992, fue parte de un golpe militar fallido y pasó cierto tiempo en la cárcel por su intervención. Después de su liberación, Chávez decidió tomar el poder por medios electorales. Utilizando en su campaña la promesa de usar la riqueza petrolera de Venezuela para aliviar la pobreza de las masas, Chávez sorprendió a muchos al ganar la presidencia en el otoño de 1998.

Los capitostes de la prensa han intentado definir a Chávez como un peronista o un fidelista. Pensemos mejor como un Huey Long [4] en uniforme, un populista que tiene ambiciones para sus votantes y para sí mismo. Chávez se movió rápidamente para consolidar su poder. Estableció una nueva convención constitucional, que promulgó una nueva Constitución a su medida, y disolvió el Congreso existente. También instituyó una gran purga de la Compañía Estatal Petrolera y ha asumido un papel prominente en la OPEP: se considera que ha sido el impulsor del reciente movimiento de la OPEP para cortar la producción mundial de petróleo y subir los precios. El gran héroe de Chávez es Simón Bolívar. Apoyándose en el bolivarianismo, aspira a formar la Gran Colombia (Venezuela, Colombia, Panamá y Ecuador), probablemente como república socialista.

Ahora miremos los objetivos de la guerra irregular que persigue el imperialismo a lo interno de nuestro país, estudiados en el encuentro pasado:

Objetivos de la guerra irregular:

ü Debilitar y neutralizar las fuerzas revolucionaria (PSUV y aliados)

ü Crear divisiones dentro del chavismo y explotar problemas

ü Promover corrupción y violencia en la población civil

ü Culpar al gobierno y particularmente al presidente Chávez

ü Fortalecer las fuerzas opositoras

ü Distraer, confundir y engañar al pueblo

ü Destruir la Revolución Bolivariana y su influencia

Según lo creadores del Documento de Santa Fe, el Comandante Chávez lidera un gobierno que aplica la democracia populista para mantenerse en el poder y disfrutar de las mieles que brinda la renta petrolera, compartiendo una parte de los ingresos con la clase burocrática que administra a PDVSA, dejando a la mayoría de la sociedad en la miseria y pobreza. Por eso los Estados Unidos de América se vieron en la obligación de traer la libertad y poner orden.

Guiados por este deseo, apoyaron a la oposición venezolana a través de la oprobiosa Coordinadora Democrática que, junto a otros factores antidemocráticos, dio el golpe de Estado de 11 de abril del 2002. La felicidad para los grandes grupos de poder, los grupúsculos partidistas tradicionales y para el imperio estadounidense, solo duraría dos días. El pueblo se volcó a las calles en rescate de su líder, rompiendo con la dictadura mediática, el 13 de abril el Comandante arribaba de nuevo a Miraflores, donde el pueblo lo puso.

Los venezolanos derrotamos el golpe en 2002, pero las acechanzas y provocaciones continúan. Los documento estudiados hasta el momento, permiten tener una visión cercana a la realidad de lo que persigue el enemigo, cuáles son sus estrategias y de qué manera se organiza para no dejar que la Revolución Bolivariana avance.

La guerra se nos hace a ideas y a ideas debemos vencer…

¡Patria socialista o muerte! Estamos venciendo y venceremos….

Notas

[1]Según la página de la Fundación Heritage, la fundación brinda el más amplio apoyo público de la nación (EEUU) en cuanto a investigación política, con más de 580.000 donantes entre particulares, fundaciones y empresas. Heritage fue fundada en febrero de 1973, tiene una plantilla de 244 y un presupuesto de gastos de $ 61 millones. Su misión es la de formular y promover políticas públicas conservadoras basadas en los principios de la libre empresa, gobierno limitado, libertad individual, los valores tradicionales americanos, y una fuerte defensa nacional.

[2] James P. Lucier, es autor, y fue un miembro del personal del Senado de Estados Unidos durante 25 años. Antiguo director de personal para el Senado de Estados Unidos de la Comisión de Relaciones Exteriores.

[3]Lewis Arthur Tambs: Diplomático. Historiador. Profesor en Arizona State University. Nacido en San Diego, Estados Unidos, en julio de 1927. Ph. D. En San Francisco, Standart Brands (1953-1954). Profesor en Caracas – Maracaibo, Venezuela (1954-1957). Director del Centro de Estudios Latinoamericanos (1972-1976). Embajador en Costa Rica (1985-1987). Autor de Europa del Este y Economía Soviética (1975). Política Interamericana de los ´80, publicado en Police Counsel, spring 1997, Estados Unidos.

[4] Huey Long: (1893 -1935), apodado El Pez Rey, fue unpolítico norteamericano del estado deLuisiana. Fue miembro del partido demócratay es conocido por sus políticaspopulistas y radicales.

Long creó el programa Share Our Wealth (Compartamos nuestra riqueza) en 1934, que, con el eslogan Cada hombre es un rey, proponía medidassocialistas de redistribución de la riqueza mediante impuestos a corporaciones e individuos con el propósito de combatir la pobreza y el crimen resultado de la Gran Depresión. Para estimular la economía, Long defendía el gasto federal en obras públicas, educación pública, pensiones de jubilación y otros programas sociales. Fue un airado crítico de las políticas de la Reserva Federal para reducir los préstamos.

Carismático e inmensamente popular con sus programas de reforma social y su disposición a tomar medidas enérgicas, sus oponentes le acusaron de tendencias dictatoriales por su casi total control del gobierno del estado. En el punto álgido de su popularidad, Long fue tiroteado el 8 de Septiembre de 1935, en el capitolio de Luisiana en Baton Rouge; murió dos días más tarde a la edad de 42 años. Sus últimas palabras fueron presuntamente "Dios, no me dejes morir. Tengo tanto todavía que hacer".

Bibliografía

ü Los documentos de Santa Fe, la nueva Guerra Fría. Por: Manuel José Montañez Lanza

ü Santa Fe IV: “Latinoamérica Hoy”

ü Guerra Irregular. Por Eva Golinger


Equipo de investigación

Frente Francisco de Miranda

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada